Sus problemas

Mis hermanas pequeñas, trece años, pasan la tarde discutiendo, peleando y gritando. Se van a dormir y me llaman porque las dos quieren explicarme su punto de vista sobre una de las últimas discusiones del día.

Les digo que la mejor solución es que no se miren y vuelvo a mi escritorio. Desde su cuarto una grita que la otra la está mirando. No les hago mucho caso. Al rato mi madre manda a mi otra hermana recordarle a las pequeñas lo mucho que se puede enfadar sino se duermen. Por lo visto el ruido ha llegado abajo pero ya no son gritos enfadados.

Antes de irme a la cama paso por su habitación para apagarles la luz. Por lo visto los últimos ruidos los habían hecho mientras movían todos los muebles de la habitación para juntar las camas.

Envidio eso y compadezco a quienes ya no pueden comportarse así nunca.

“¡Qué bonitas son las reconciliaciones!” Sí, claro, las reconciliaciones inocentes son preciosas, a las otras les sobra rencor por todas partes.

Anuncios

[Lunes] 11 . febrero . 2008. Etiquetas: , . General, Out Of Mind.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: